¿Como Prepararse para la Jubilación?

Hace un tiempo escribí en este blog un artículo sobre quien pagaría nuestras  pensiones. Hoy me gustaría ahondar más en este tema tan importante. Aprende pues estas lecciones querido lector pues quizás tu futuro dependa de ello, sobre todo si todavía eres jóven aunque veas esto de la jubilación como algo tan lejano en el tiempo que no hay motivos para preocuparte. Esto pensaba yo “hace poco” y ya estoy a las puertas de mi retiro….

jubilacion_anticipada

Olvídate de lo que oyes en la radio y la tele a los políticos y los sabios. Al paso que vamos no tardarán muchos años a que el régimen de pensiones estará absolutamente quebrado y no habrá dinero para repartir, así de claro.

Lo primero y más esencial si queremos llegar a la meta dorada de una jubilación en condiciones es el ahorro de dinero.

Alguien ha dicho que el ahorrar nos da el poder de multiplicar nuestros ingresos pero hay que recordar que aunque el dinero es importante es sólo un instrumento para alcanzar nuestro objetivo, por ello debemos aprender a usarlo y establecer nuestras prioridades financieras.

Si no aprendes a usarlo nunca alcanzarás tu objetivo. Todos hemos visto a gente que ha ganado mucho dinero y que incluso le ha tocado la lotería y después de un tiempo se han visto de nuevo casi en la indigencia.

¿Cómo empezar a planear nuestra jubilación?

Establece tus prioridades.

En esta vida el dinero es necesario para casi todo, comprar tu casa, alimentar a tu familia, el colegio de los niños, etc. Por ello es necesario establecer nuestras metas para las diversas facetas de nuestra vida y comenzar a apartar nuestros ahorros para cada una de ellas.

Mi primer consejo es realizar un presupuesto familiar. Una familia sin presupuesto lo mismo que un gobierno  o una empresa sin presupuesto no tiene mucho futuro financieramente. El establecer nuestras prioridades nos ayudará a tratar los posibles conflictos entre ellas y a poner nuestro dinero en las que son más importantes.
Nuestras prioridades nos darán las razones que necesitamos para el ahorro y nos motivarán a la hora de hacer sacrificios.

¿Es absolutamente prioritario e importante tener una casa o un coche grande para impresionar a nuestros vecinos si no nos lo podemos permitir con nuestro presupuesto? 

¿Es imprescindible hacer viajes caros cada año y acabar sin un Euro en el bolsillo? 

Así podríamos seguir con multitud de ejemplos.

Vivimos en una sociedad donde todo el mundo quiere aparentar y presumir de lo que no tiene, pero recuerda, cuando estemos en necesidad tus vecinos no van a mover un dedo para ayudarte. Necesitamos dinero para adquirir las cosas sencillas y las de lujo pero el problema viene cuando calculamos cuanto dinero necesitamos para adquirir unas u otras.

Nuestras metas financieras van encaminadas lo mismo hacia cosas necesarias que innecesarias. Hay que distinguirlas sabiamente. Entre las más necesarias, aunque ahora no lo creas, es el ahorrar pensando en el día que te retires. Hazlo por tu bien y el de tu familia. Si todavía eres joven piensa que cuanto más joven empieces a separar dinero para el retiro más fácil será y más confortable será tu retiro.

Huye de las deudas.

Si comenzaste un programa de ahorro hiciste bien pero este se puede venir abajo a causa de las deudas.

Por tanto nuestra prioridad más absoluta es quitártelas de en medio. Son razonables las deudas necesarias como pagar la hipoteca o el coche para ir al trabajo pero no aquellas que han venido a causa de algún capricho.

Cuando no las pagamos a tiempo las deudas se van amontonando, especialmente cuando hemos usado las tarjetas de crédito. Intentemos pagarlas a tiempo y evitar más comisiones bancarias e intereses que harán que la deuda crezca en lugar de disminuir.

Si tenemos deudas con entidades financieras que cobran intereses exorbitantes es mucho mejor pasar esas deudas a otros préstamos más asequibles como los préstamos personales bancarios e incluso las hipotecas, ampliándolas para reducir esta deuda considerablemente. Esto nos ayudará a seguir con nuestro objetivo de ahorrar para la jubilación.

Establece tus metas por prioridades.

Una vez hayamos establecido una lista de metas según su prioridad, aquellas menos importantes que acaban al final de la lista las veremos como menos esenciales y puede que incluso las descartemos completamente.

Lógicamente estas prioridades poco esenciales pueden volver a la lista si nuestra situación financiera mejorará con el tiempo. Aquí no abogamos por una vida ascética sino que nuestro consumo y nuestro presupuesto sea bien dirigido, primeramente  hacia lo más necesario y si nos obra dinero hacia las cosas más superfluas.

Recuerda que la vida no es fácil para nadie; pocas personas tienen la capacidad financiera para poder conseguir cada uno de sus sueños materiales. Por tanto, cada persona dependiendo de su circunstancia habrá de definir las metas que ha establecido en su vida e intentar  conseguirlas con trabajo y esfuerzo a lo largo de toda su vida.

Conclusión.
El prepararse para la jubilación, el establecer metas y objetivos de ahorro requerirá trabajo, sacrificio y olvidarse de muchos caprichos innecesarios pero al final la recompensa habrá merecido la pena.

Recuerda que el ahorro nos da la ley de sembrar y cosechar. Si sembramos un grano de trigo no nos dará otro grano sino cientos de granos más. Pero si no sembramos nada, nada tendremos al final.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *