Historia de Éxito: George Soros

Si queremos conseguir dinero en nuestras inversiones bien haríamos de aprender de inversores como George Soros que casi de la nada han subido hasta los puestos más altos de las grandes finanzas. El famoso magnate, inversor y filántropo  nació en Budapest (Hungria) en 1930 y durante la segunda guerra mundial tuvo que huir y ocultarse de los  nazis por ser judío.

george-soros

Soros es hablante nativo del esperanto ya que su padre fue editor y escritor en ese idioma. Gracias a su conocimiento de esperanto  pudo escapar de su país entonces bajo la ocupación soviética al participar en un congreso de esperanto en Suiza en 1946.

Se trasladó a Inglaterra donde estudió en el London School of Economics donde estudió con el filosofo Kar Popper que influyó mucho en su pensamiento. En Londres Soros empezó su carrera de financiero pero fue en Estados Unidos donde se trasladó más tarde donde realmente comenzó su carrera  inversionista en diversas firmas de Wall Street.

En 1973 fundó su Quantum Fund  la institución financiera más rentable de la historia con los beneficios que obtuvo vendiendo acciones que no eran suyas esperando que su cotización cayera para recomprarlas después a un precio inferior.

 Desde entonces ha tenido unas ganancias de 39.600 millones de dólares especulando en los mercados financieros de todo el mundo. En pasado año solamente las ganancias fueron de más de 4.000 millones de Euros. En la actualidad la fundación  está gestionado  por sus hijos.

George Soros está considerado como la séptima persona más rica del mundo. Sus inversiones a través de Soros Fund Managment abarcan muchos sectores desde el futbol (Manchester United), la tecnología donde tiene invertido el 26% de sus inversiones (Microsoft, LinkedIn), empresas de bienes de consumo (20%),como Herbalife, Johnson and Johnson, empresas energéticas (14&), etc.. Últimamente ha invertido 55 millones de Euros en la constructora española FCC. Soros también es el mayor terrateniente de la Argentina con más de 400.000 hectáreas.

El admite que le hace caso a su cuerpo a la hora de invertir su dinero. Cuando le duele la espalda lo toma como un aviso de abandonar una inversión.

Soros es un inversor con instinto que no se deja amilanar por nadie. Es admirado y odiado al mismo tiempo. Muchos dicen que es una persona despiadada y demasiado liberal. Para él hay gente buena y mala y no se quiere identificar por ninguno de los dos grupos.

Soros tiene una muy mala fama como especulador de divisas no temblándole el pulso a la hora de especular y obtener grandes beneficios. En 1992 se hizo mundialmente famoso cuando atacó a la libra esterlina apostando por su depreciación e hizo quebrar nada menos que al Banco de Inglaterra en lo que se llamó el miércoles negro llevándose unas ganancias de 1.100 millones de dólares.

No hizo caso a la regla sagrada de los inversores de “nunca especular contra el Banco Central”. Se defiende diciendo que sabe encontrar las diferencias entre las valoraciones reales y las que se perciben en los activos financieros. Es famosa su máxima: “encuentra una tendencia cuya premisa es falsa, y apuesta tu dinero contra ella”.

Soros no sólo piensa en ganar dinero. Ha estado involucrado en grandes obras beneficias y filantrópicas como ayudar a estudiantes de raza negra en Sudáfrica y a movimientos disidentes en países del este europeo como el movimiento Solidaridad en Polonia y otros en Hungría y la República Checa.

En 1993 fundó el Open Society Institute donde ha invertido miles de millones de dólares para promover la democracia,  la libertad de expresión, los derechos humanos, la sanidad pública y la educación en más de 70  países del mundo.

En el lado negativo a Soros se le recrimina ser causante de algunas de las diversas crisis financieras ocurridas en  los últimos tiempos como la crisis asiática y la crisis del rublo en 1998 y  que sus éxitos se deben a pertenecer a círculos financieros secretos especialmente de la familia de financieros Rothschild  que le han facilitado información privilegiada para sus ataques a diversas divisas como  la inglesa y la lira italiana produciéndole grandes beneficios así como de ser responsable de la terapia de shock en la Europa Oriental mediante la cual los nuevos gobiernos postcomunistas vendieron las empresas estatales como la siderúrgica polaca Huta Warsawa a precios de saldo a financieros internacionales causando el despido de trabajadores y otras tensiones sociales.

En su libro “La crisis del capitalismo global” predijo la crisis global que se desató en 2008 considerándola como la peor crisis financiera que ha visto en de toda su vida.

Como uno de los financieros y especuladores de más éxito en  la historia sus puntos de vista sobre como y donde invertir el dinero deberían ser tomados en cuenta por todos especialmente  aquellos que desean triunfar y rentabilizar sus inversiones.

“Soy rico, solo porque sé cuando estoy equivocado”.

George Soros.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *