PAUTAS DE INVERSION

Según el diccionario de la Lengua inversión monetaria es “dinero que se dedica a una actividad para obtener luego un beneficio”.

inversion

El ciudadano normal que tenga unos ahorros en ocasiones se pregunta qué hacer con el dinero, guardarlo en el colchón como hacían nuestras abuelas, depositarlo en una cartilla del banco (aunque a veces se oigan rumores de corralitos que pueden o no venir a nuestro país) o buscar inversiones atractivas que le den una buena rentabilidad.

Al final se da cuenta que las dos primeras opciones no son muy rentables que digamos y la tercera lo es pero al no conocer demasiado ese mundo de las finanzas tan complicado al final opta por alguna de las dos primeras.

Es extremadamente importante elegir bien a la hora de realizar inversiones. Los principales elementos a considerar en cada inversión son: los impuestos, la inflación, el dividendo que nos aporta la inversión y lógicamente el riesgo que se corre al realizarla.

El mundo de las inversiones y las finanzas son, como otros, complicado y salvaje pero se puede aprender, es cuestión de interés y disciplina. Yo, es estos artículos voy a intentar explicarlo de una manera sencilla y sin tecnicismos para que cualquier persona pueda entenderlo sin demasiado esfuerzo.

Algunos de los consejos que doy en este blog son sencillos como la vida misma. No hace falta ser economista para triunfar con nuestras inversiones, si así fuera todos los economistas serían ricos, ¿no es verdad?

Es curioso oír una tertulia donde tres o cuatro economistas, o profesores de universidad muy preparados discuten sobre algún tema relacionado con la economía o las predicciones económicas y resulta que hay dos, tres o cuatro opiniones todas distintas y contrapuestas. Esto nos enseña que la economía y las finanzas no es una ciencia exacta sino que está abierta a multitud de opiniones.

1ª NO FIARSE DE NADIE A LA HORA DE INVERTIR

Esos cuatro economistas del ejemplo anterior nos darían 4 pautas a seguir a la hora de invertir. ¿A quién hacemos caso? Algunos se dejan llevar por la opinión (que puede ser sincera pero tremendamente equivocada) de amigos y familiares. Incluso otros han oído los consejos del director de la sucursal que conocían desde hace 20 años y han puesto todo su dinero en esas famosas preferentes (acciones bancarias) que nos ofrecían una gran rentabilidad. El resultado ya lo sabemos todos, la gran mayoría han perdido casi todos los ahorros de su vida. En el mundo de las inversiones el sentido común puede ser el mejor instrumento disponible a la hora de decidirte en cómo invertir tu dinero.

2ª NO COMPRAR NADA QUE NO ENTIENDAS

Podemos comprar un coche sin entender nada de mecánica o comprar una lavadora sin saber nada de electricidad, pues por lo menos nos dan un libro de instrucciones para saber manejarla y si no va bien hay un periodo de garantía de al menos dos años. A la hora de manejar tu dinero la cosa cambia, es mejor saber de qué va la cosa o podremos perder hasta los zapatos, y entonces no hay periodo de garantía que valga.

Antes de poner tu dinero en alguna inversión asesórate, lee en que consiste, los pros y los contras. Asegúrate de que tu dinero está seguro aunque como Benjamín Franklin dijo “lo único seguro en esta vida es la muerte y el pago de impuestos”. De cualquier forma, haz tus deberes e infórmate. Invierte tiempo a la hora de invertir tu dinero, nadie lo puede hacer por ti. No te apresures pero tampoco te quedes dormido pues el dinero ahorrado lo iras gastando poco a poco si no lo inviertes pronto.

3ª MANTENER EL VALOR DE NUESTRO DINERO

En un artículo anterior ya he tocado este tema en profundidad. Permíteme resumirlo en que si no tenemos cuidado la inflación que es un problemas estructural difícil de vencer, hará que con los impuestos y los bajos intereses que ofrecen las entidades financieras nuestro dinero cada día valdrá menos sin que nosotros nos demos apenas cuenta.

Si el interés que me da el banco es del 2,5% y la inflación anual de este año es del 3% simplemente quiere decir que mi dinero vale un 0,5% menos y por tanto mi poder adquisitivo se ha reducido y soy más pobre que el año anterior, ni más ni menos. Hay que batir a la inflación o ésta nos batirá a nosotros. Desgraciadamente la mayoría de las personas no dan apenas importancia a estas cosas cuando estamos hablando de su subsistencia y de su futuro.

“El dinero no es nada, pero mucho dinero, eso ya es otra cosa”.

Bernard Shaw

4ª NO PONER TODOS LOS HUEVOS EN LA MISMA CESTA

Yo puedo coger un avión (el mismo siempre) y se puede estrellar pero si cojo diez aviones distintos ya es más difícil que se estrellen. Bueno lo mismo pasa con nuestro dinero y nuestras inversiones. Si pongo todo mi dinero en la Bolsa en una compañía determinada y ésta se desmorona o hace suspensión de pagos las acciones se hundirán y perderé casi todo mi capital. Si, por el contrario, diversifico mis inversiones, bolsa, Letras de Tesoro, propiedades inmobiliarias, divisas, etc. será mucho más difícil que me coja el toro.

5ª ¿TOMAR DINERO PRESTADO?

En tiempos de alta inflación y también desde el punto de vista del pago de impuestos, en ocasiones puede ser más interesante tomar dinero prestado de los bancos que usar el tuyo propio para hacer inversiones ya sea en propiedades, oro y todo aquello que no pierda valor a pesar de los diferentes ciclos económicos. Una manera de hacerlo es solicitando préstamos donde sólo se pague el interés y al vencimiento renovar el préstamo por otro periodo de tiempo. Puede salirte más económico el pago de los intereses (deducible de impuestos) que el pago de los altos impuestos que los gobiernos imponen a nuestros recursos.

Como alguien dijo: “el camino a las riquezas ha sido pavimentado con dinero prestado”. Henry Ford empezó su carrera inversora sin tener un solo dólar en su bolsillo y en una ocasión alguien le pregunto a Walt Disney si tenía éxito en sus negocios y éste respondió: “Debo tenerlo pues debo muchos millones de dólares”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *