Que Aprender de Los Israelitas

Israel es un diminuto país de tan sólo 22.145 km2 (como la Comunidad Valenciana) y una población de 8 millones de habitantes con una densidad de 343 habitantes/km2 sin apenas recursos naturales exceptuando los yacimientos de gas encontrados recientemente.

israel-haifa-bahai-gdns
Es el único estado judío del mundo y fija su identidad en la antigua Tierra de Israel. El establecimiento del moderno estado de Israel en 1948 puede considerarse algo milagroso después de la dispersión de los judíos por todo el mundo durante 2.000 años.

Ninguna otra nación con una historia conjunta de más de 3.000 años ha sido capaz de tamaña obra. Esto nos da la primera idea del carácter judío de tenacidad y esperanza que pese a la persecución sufrida durante tanto tiempo siempre se fijaron el retorno a su “tierra prometida” como su objetivo último.

Y, después de todos estos años y a pesar de los muchos errores y – todo hay que decirlo – excesos cometidos y de sufrir sucesivas guerras en contra de todos sus vecinos, han logrado el asentamiento perpetuo de un estado que no deja de sorprendernos, siendo el único estado de oriente medio con una democracia representativa y verdadero sufragio universal.

Pese a encontrar la tierra de Israel yerma y sin recursos los israelitas con su inteligencia y arduo trabajo e invirtiendo grandes sumas de dinero supieron convertirla a través del desarrollo intensivo y moderno de la agricultura y de un sector industrial muy tecnificado en una tierra rica que no deja de progresar, estando a la cabeza en desarrollo humano y competitividad económica sin tener los amplios recursos petrolíferos de muchos de sus vecinos, siendo prácticamente autosuficientes en todas sus necesidades alimentarias.

La economía de Israel es según el IFM robusta con grandes expectativas debido a las recientemente descubiertas bolsas de gas que transformarán a Israel en un exportador neto de energía. Esto unido al nivel de desempleo más bajo de su historia y al saneado sistema financiero harán que las inversiones extranjeras vayan en aumento.

Pese a estar prácticamente enclavado en un desierto Israel es considerado como uno de los países más avanzados en desarrollo económico e industrial. No es de extrañar si consideramos que tiene el índice de ingenieros por 1.000 habitantes más alto del mundo. Tiene una economía de mercado muy desarrollada tecnológicamente, y tiene el mayor número de empresas que cotizan en el NASDAQ fuera de América del Norte por ello puede exportar productos de alta tecnología y productos farmacéuticos. Aunque tiene déficit comercial esto puede cubrirlo fácilmente con el turismo y una significativa entrada de inversiones extranjeras.

Su economía es sólida y ha sabido vencer la recesión y la crisis mundial a través de una política fiscal prudente no permitiendo que el déficit empeorara haciendo caso omiso de las protestas contra la falta de viviendas públicas y otras necesidades y de un sector bancario saneado al contrario de otros países occidentales como España, Irlanda o Grecia.

Forma parte de la OCDE (Organización para la cooperación y el Desarrollo Económico) formado por países que se adhieren a los principios democráticos y a la economía de libre mercado. ¿Cuántos países del entorno de Israel forman parte de esta organización?

La firma Deloitte ha afirmado que Israel es la cuarta economía más atractiva para las inversiones foráneas sólo por detrás de EE.UU., Brasil y China.

Pese a ser un país tan pequeño tiene un gran sector tecnológico comparándolo al famoso Silicon Valley que le permite exportar productos de alta tecnología militar, de aviación, telecomunicaciones, software, ordenadores, electrónica médica, fibra óptica así como diamantes tallados, y productos químicos y farmacéuticos.

Su producto interior bruto se multiplicó 120 veces desde su nacimiento como nación y ronda ahora los 247.9 billones de dólares con un crecimiento del 2.9% (2012) y una renta per cápita de 33.000 dólares y una envidiable tasa de paro del 6%.

Más de 400 empresas tecnológicas incluyendo grandes multinacionales como Intel, IBM, Motorola y Microsoft han hecho grandes inversiones construyendo importantes centros de investigación y desarrollo. La empresa Intel es la que más empleados tiene en el país, 8.200, la gran mayoría muy bien preparados en las nuevas tecnologías. Eric Schmidt, presidente de Google considera Israel como el principal centro de tecnología de vanguardia detrás de EE.UU.

Asimismo, Israel, a pesar de su pequeño tamaño es líder también en tecnología agrícola moderna especialmente en sistemas de riego y conservación de agua, de la que tanto nos hemos beneficiado también aquí en España, siendo un exportador neto de frutas y verduras.

Es realmente increíble ver como esta pequeña nación, en tan poco tiempo y a pesar de las numerosas guerras que ha tenido que combatir en tan pocos años ha logrado convertirse en la nación más avanzada en materia de tecnología y desarrollo científico.

Si nos preguntamos el por qué de todo esto podemos dar algunas respuestas:

Israel tiene la mayor esperanza de vida escolar del sudoeste de Asia después de Corea del Sur y una de las mayores tasas de alfabetización de Asia. Ocupa el tercer lugar del mundo en número de titulaciones universitarias (20% de la población), todo ello heredado, sin duda, de la auténtica pasión del pueblo judío por el aprendizaje no escatimando dinero a la hora de dar educación a sus hijos y la continua persecución sufrida a lo largo de los tiempos les ha enseñado a enfrentarse valientemente a los desafíos.

Israel, pese a ser tan diminuto, tiene 10 premios Nobel en Ciencias, Medicina y Química y lidera el número de publicaciones científicas y patentes registradas per cápita del mundo. No puede extrañarnos, pues, las cifras que estamos dando.

De las 30 universidades tecnológicas más importantes del mundo. 20 son americanas, cuatro de Israel, 2 de Canadá y Gran Bretaña, una de Suiza y otra de Hong Kong.

Si hablamos de científicos, ingenieros y técnicos per cápita vemos que Israel encabeza la clasificación mundial con 140 por 10.000 habitantes seguido de EE.UU con 85, habiendo hecho grandes aportaciones a la ciencia y la tecnología, especialmente la genética, la electrónica, la óptica, la medicina y la física teórica.

El famoso inversor Warren Buffett afirmó que “Si vas al Oriente Medio a buscar petróleo puedes saltarte Israel, pero si lo que buscas son cerebros, no tienes que mirar a otro lado” Su compañía Berkshire Hathaway realizo sus primeras inversiones fuera de los EE.UU en Israel, comprando el 80% de la empresa Iscar, calificando esta inversión como la principal hecha ese año, destacando que en Iscar, el cerebro y la energía están por todas partes.

El Wall Street Journal afirmó de Israel: “ha sabido pasar a través de la gran recesión mundial sin recibir ayuda ni sucumbir al déficit fiscal que ha golpeado otras naciones”. Es la que lidera el diseño mundial de microchips, nanotecnología, robótica, tecnología de misiles y procesadores y sistemas de memoria para entre otros los Iphones, Ipods y Ipads. La defensa y la prosperidad de nuestra nación depende del poder económico y tecnológico de Israel”

Israel nos demuestra que un país no necesita para progresar ni gran extensión ni grandes recurso naturales sino una población preparada, inventiva e inteligente deseosa de hacer nuevas cosas aún en medio de grandes dificultades.

Con el índice de Startups (nuevas empresas tecnológicas) más alto del mundo, este pequeño país nos da muchas lecciones a nosotros los españoles y está destinado a seguir jugando un importante papel entre los líderes mundiales de la innovación y el desarrollo tecnológico

Para poder sustentar y no perder este nivel tecnológico Israel gasta enormes cantidades de dinero en Investigación y Desarrollo, el 4.5% de su Producto Interior Bruto, uno de los más altos del mundo. Para comparar Suecia gasta el 3.8%, Japón el 3,3%, Alemania el 2,7% y Canadá el 1,7%. Me gustaría saber qué lugar ocupa nuestro país.

“El hombre sabio es aquel que busca instruirse con todos los hombres; el hombre fuerte, aquel que sabe quebrar sus huesos; el hombre rico, aquel que se contenta con su suerte, y el hombre honrado, aquel que honra a los demás” (Proverbio judio)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *